La grafología. Una pseudociencia.

Mucha gente me pregunta por el tema de la grafología. ¿Es realmente posible conocer la personalidad de alguien solamente por su forma de escribir? la respuesta a esta pregunta, es que no.

La grafología no pasa de ser una pseudociencia más, como la homeopatía, las flores de Bach o la astrología. Pero, ¿por qué tendemos a creer tan fuertemente en estas pseudociencias?

Firma de Shakespeare.

El pensamiento pseudocientífico se ha explicado en términos de psicología y psicología social. La tendencia humana a buscar confirmación en vez de refutación, la de mantenerse aferrado en las creencias confortables, y la de sobregeneralizar han sido las razones más comunes para que sobreviva, en una sociedad tan “científica” como la actual, el pensamiento pseudocientífico.

La grafología se basa en un principio muy simple: A la hora de enfrentarnos a la escritura, reaccionamos frente al papel en blanco de la misma forma que lo hacemos frente al mundo, quedando nuestra personalidad reflejada en nuestros trazos, en la forma de colocar el texto sobre el papel y en cómo presionamos con el útil de escritura sobre el mismo. Pero, ¿existe alguna evidencia de todo esto? Evidentemente, no, ninguna.

El éste artículo de la Wikipedia se pueden leer algunas de las razones por las que la grafología es considerada una pseudociencia. En resumen, es debido a que no se puede probar, de una forma científica, ninguna de sus premisas, y como herramienta descriptora de la personalidad, sencillamente, no funciona.

Pero a pesar de estas evidencias, alguien aún seguirá pensando que es una herramienta útil. De hecho, existen cientos de psicólogos en la red que la “venden” como una herramienta eficaz, por ejemplo, en la selección de personal. En alguna de sus páginas (que no quiero aquí citar por vergüenza torera) hablan incluso del Profesiograma grafológico, un especie de protocolo que, junto al perfil de personalidad, ayuda, supuestamente, a discriminar con rapidez entre los candidatos a un puesto de trabajo. En psicología es muy típico ponerle un nombre técnico a casi todo (creo que en el fondo de esta tendencia se oculta una inseguridad científica a la hora de defender las teorías que se ocultan detrás del tecnicismo) y en lo referente a la grafología, se han cubierto de gloria los que se esconden tras ellos.

Si ya el ejercicio de la psicología, al menos la clínica, tiene muchas dificultades para poder ser aplicado de una forma científica, dependiendo su buenos resultados, desgraciadamente, más de las habilidades del psicólogo que del método aplicado (a pesar de que se hagan esfuerzos para estructurar y organizar su aplicación), si encima algunos psicólogos se rodean de herramientas inútiles, con una aureola mágica (magia es lo que parece cuando al contemplar una firma el “grafo-psicólogo” dice que el firmante es una persona con golpes de ira, por ejemplo) no es raro que nos metan a todos en el saco de la superchería.

Pero peor aún es que a alguien con los suficientes méritos, sea rechazado en su solicitud de trabajo, basándose en el análisis realizado a su caligrafía. Algo que dicho así, suena ridículo (y más hoy en día, que todo se hace mediante ordenador), pero que está ocurriendo. Una mala letra, es evidente, refleja una mala personalidad, no nos cabe duda. Ahí está la firma de Shakespeare como ejemplo. ¡Qué tipo tan malo y simple tuvo que ser! ¡Ni siquiera, a la vista de sus grafos, da la sensación de que fuera creativo! ¡Ilusos al poder!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Acerca de H. Luis

Licenciado en psicología, me encanta la informática, en especial Linux y el mundo de las redes. Además, siento pasión por el terror gótico y hasta me he animado a escribir cuatro relatos :-), por lo que te puedes imaginar qué es lo que encontrarás por aquí. ¡Muchas cosas que contar disponiendo de tan poco tiempo!
Esta entrada fue publicada en Psicología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La grafología. Una pseudociencia.

  1. Pingback: Tutorial: cómo crear tu propia pseudociencia desde casa sin esfuerzo. – La Rata & El Perro

Deja un comentario